Blogia
El Blog de Manuela Trasobares

¿Quién okupa el Trono?

¿Quién okupa el Trono?

 "¿Quién okupa el Trono?"  Escultura de Manuela Trasobares

 Preocupantes semejanzas.

La trama de corrupción que se ha destapado tiene, desde mi punto de vista, implicaciones que van mucho más allá de las que salen en los medios. En primer lugar, cabe observar que la espiral de tensión se ha lanzado desde el núcleo duro y antidemocrático de la derecha. Este sector, molesto por su falta de representación política visible, inicia hace algunos meses una campaña de acoso a Mariano Rajoy, recriminándole su falta de dureza en la  oposición. Para ello se sirven del único entorno cercano a sus posiciones de ultraderecha que tiene poder en la administración, el gobierno de la Comunidad de Madrid. Para acallar estas críticas procedentes del interior del partido, la portavocía del PP aumenta el nivel de crispación en su labor de oposición al gobierno, provocando el pánico al ridículo entre las filas socialistas.

 El PSOE, que no tiene solución alguna para la crisis económica, se ve entre las cuerdas. Su única opción está en romper el pacto de "corrupción-colaboración-dinero de la construcción" que desde hace años mantiene con el PP. No tiene otro remedio para mantenerse y desviar la atención de la crisis que  sacar a relucir los trapos más sucios de su oposición, aún a riesgo de que también luzcan los propios, puesto que ambos se lavan en el mismo fregadero. De tal modo, que ahora la imagen que se proyecta de la democracia es nefasta. El ciudadano empieza a desconfiar del sistema democrático, pues le parece que sus representantes se dedican básicamente a hacer chapuzas. Precisamente, el panorama que interesa a los fascistas.

A Mariano Rajoy, que no está implicado de momento en ninguna trama de corrupción, le conviene hasta cierto punto esta caza de brujas, pues se dirige contra los que se le oponen desde dentro de sus propias filas. Curiosamente, al golpe de estado del 23-F, también le precedió una profunda crisis del partido más representativo del centro derecha, en aquellos momentos, la UCD.

 ¿Qué pasó el 23-F? El sistema atentó contra sí mismo para preservarse.

. Como ya he explicado en otros artículos, la película que nos han contado de este episodio es un montaje. En realidad, el golpe se dio desde el propio estado monárquico para anticiparse al verdadero golpe en su contra que se estaba fraguando en el sector franquista del ejército. No creo que dentro de unos días se produzca algo parecido; pero el caldo de cultivo es favorable a los intereses de los ultraconservadores, que llevan treinta años reprimiendo su profunda convicción de que un régimen autoritario es más productivo que la democracia.

Se conjugan desordenes políticos con recesión económica. El endeudamiento de las economías familiares está axfisiándolas y la deuda del estado no para de crecer comprometiendo el futuro peligrosamente. Históricamente los fascismos se han fraguado en situaciones parecidas.

Arriba todo el mundo

Es el momento de proyectar la causa republicana, no ya como una resurección del pasado sinó como la más adecuada propuesta de futuro. Es evidente que la monarquía parlamentearia está viciada y que debe dar paso a una sistema más participativo y democrático, fundamentado en los derechos humanos y regido no ya por una figura hereditaria sinó por los principios. La austeridad; la igualdad; la promoción de los valores individuales, la formación y el trabajo; la educación ciudadana y la capacitación profesional; la libertad de prensa, de opinión y de opción personal; el derecho a la vivienda y a una renta básica; éstos son los valores que han de pasar al primer plano de la acción política sustituyendo la corrupción y la promoción de intereses particulares, que domina ahora.

Si los intelectuales, los republicanos, los jóvenes, y los rojos de este país no queremos vernos de nuevo en la obligación de emigrar, a causa de un golpe de estado o de la absoluta falta de oportunidades dignas, es el momento de mostrar todas nuestras cartas, de proponer sin tapujos un nuevo modelo de estado republicano, democrático y socialista. No se puede seguir teniendo dos caras, seguir el juego a las instituciones capitalistas y tratar de captar el voto rojo.  

Fue para mí decepcionante, ver la foto de portada del periódico monárquico El País del día 13 de Octubre con Gaspar Llamazares haciendo cola para saludar al rey detrás de Mariano Rajoy.  Los republicanos habíamos depositado en él nuestra confianza para que nos representara y a este señor no se le ocurre otra cosa que ir a reconocer la autoridad del monarca el Día de la Hispanidad. Este tipo de mensajes incongruentes y de reconocimiento de los poderes fácticos se deben acabar radicalmente.

No es momento para medias tintas. No cabe estar meneando el culo aquí y allá para no perder la poltrona. Ya no es de recibo seguir el juego a un sistema que hace aguas. Es preciso plantear abiertamente un programa revolucionario, antisistema y anticapitalista. La izquierda se tiene que abrir amplia capas de la sociedad que están descontentas. Hay que plantear claramente las opciones de vivienda accesible, trabajo digno y formación para todos. Y tenemos que proponer  las herramientas económicas y las políticas precisas para hacer realidad unas aspiraciones tan fundamentales, tan humanas.

 

De lo contrario corremos el peligro de que de nuevo un golpe autoritario tome la iniciativa y el pueblo, falto de referentes y representantes, le siga.

 

 Manuela Trasobares Haro. Concejal republicana de Geldo (Castelló)

http://www.kaosenlared.net/noticia/quien-okupa-el-trono

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

labambalinadoble -

Ay!Manuela, cuantas verdades como puños dices!!!Desde Barna tienes todo nuestro apoyo a tus comentarios. Y toda nuestra admiración a tu arte. Y es que un artista no es artista si no se compromete de una manera u otra con la sociedad en la que vive. Sino no es arte es decoración o vacio y tu arte esta muy lleno!!!Muchos besos de labambalinadoble.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres