Blogia
El Blog de Manuela Trasobares

El Saber nos hará libres, y..ricos

El Saber nos hará libres, y..ricos

Desconocemos hasta que punto alcanzará la recesión. Los cantos de sirena que la culminan en 2010 pueden ser un modo de mantener la ilusión ante la gravedad del momento. ¿Cómo reaccionaría toda una generación si supiera que sus dificultades para acceder al empleo se pueden prolongar una década? Sin embargo esta posibilidad subsiste dada la poca base que sustentaba la última etapa de crecimiento. Ante una situación que se prevé larga, lo adecuado es tomar medidas proyectadas en el largo plazo.

 

La llegada al poder de Ronald Reagan, amparado por sus dotes de  actor y la difusión masiva de su imagen por televisión, supuso la entrada en acción de un nuevo estereotipo de líder político capacitado para el espectáculo y la imagen. Se perdió la capacidad intelectual y pedagógica de los mandatarios. El crecimiento se basó en darle al pueblo lo que pedía sin educarlo y en privatizar la empresa pública para atizar la competencia. El éxito que este modelo tuvo en EEUU  y el Reino Unido hizo que los gobiernos europeos se lanzasen a imitarlo, aún a costa de dilapidar el estado del bienestar. El último intento en este sentido se ha producido en Francia.

 

Sin embargo, el progreso no puede basarse en la competencia desaforada, el alargamiento de la jornada y el sacrificio de la vida personal. El padre del republicanismo y presidente de la I República, Pi y Margall, trató de reducir la jornada laboral facilitando a los obreros que invirtieran el tiempo en algo que él consideraba básico: la educación. El esfuerzo en este sentido que se hizo durante la Segunda República fue vastísimo. Nació toda una generación de intelectuales que  hubieran llevado al país  a un avance insospechado. Durante este período se sentaron las bases para el advenimiento de una nación rica y libre, en la que el poder económico y político emanara efectivamente del pueblo. Todo quedó truncado con el alzamiento rebelde del 18 de Julio, en cuya ilegalidad se basa la actual monarquía.

 

Pues bien, ésta es la tarea de gobierno que se requiere ahora, una tarea fundamentalmente de pedagogía, consistente en desviar la vista de los titulares de prensa y dirigirla hacia los institutos, las universidades, las escuelas profesionales, los centros de investigación, las industrias, los talleres-escuela, los maestros, los profesores, los estudiantes, los que no estudian, los sabios y los ignorantes. La única salida viable pasa por elevar nuestro nivel tecnológico y de conocimientos. Hasta ahora los sucesivos gobiernos ha prometido en campaña electoral la creación de puestos de trabajo, sin atender a qué tipo de trabajo. Es el momento de fomentar el trabajo cualificado, de instruir al obrero, de promover el talento, de financiar la investigación, de invertir en tecnología, de difundir la informática, de retomar las humanidades, la filosofía y las letras clásicas. No queda más remedio que conseguir que el conocimiento se convierta en el sostén de cada ciudadano y de toda la sociedad.

 

La aplicación de la tecnología a la vida del hombre no sólo ha supuesto su desarrollo, sinó que es la base de la humanidad. Según el catedrático de Prehistoria el Dr. Eudald Carbonell, la transición del simio al homo sapiens se realizó gracias a la creación de herramientas y su empleo, por lo cual considera la técnica como un elemento humanizador y de progreso.

 

El éxito pasa por ponernos a estudiar y aplicar los nuevos conocimientos al trabajo, no sólo para salir de la crisis, sinó para volvernos más humanos y abandonar la depredación.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

mr.pianist -

Bravo, bravísimo. Pero lo que la gente no sabe es que una persona educada e informada será independiente, y no tan fácilmente manejable por el gobierno como las piaras de cerdos que tiene que ver uno mientras camina por la calle, y que son la abrumadora mayoría de los humanos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres