Blogia
El Blog de Manuela Trasobares

De Air Madrid a Spanair

De Air Madrid a Spanair

Aunque sus consecuencias no revistieron el dramatismo de la catástrofe de Barajas, en diciembre del 2006 se produce otro incidente grave con una aerolínea española, Air Madrid. Cientos de pasajeros se quedan al otro lado del Atlántico sin poder regresar y varios miles pierden el billete comprado con meses de anticipación, tras el cese de actividades de la compañía por parte de la Dirección General de la Aviación Civil.

 

http://www.youtube.com/watch?v=p8jiIBUvZck&eurl=http://www.20minutos.es/noticia/182821/0/air/madrid/cierre/

 

 

 

Air Madrid era propiedad de una grupo inmobiliario sin ninguna experiencia en aviación y empezó a operar en el sector del bajo coste cometiendo irregularidades flagrantes de puntualidad, seguridad y trato al cliente. La actuación peculiar de esta empresa alertó a los representantes de los ingenieros aeronáuticos, que veían alarmados como podía mermar la seguridad de los vuelos si los criterios de reducción de costes iban ganando terreno por la presión del mercado y  se extendían a otras compañías. Recuerdo perfectamente un debate de televisión en el que un ingeniero de Iberia mostraba su preocupación ante un complacido presidente de Air Madrid.

 

En este caso el gobierno actuó con  contundencia, pero los responsables de comunicación de Air Madrid le traspasaron la responsabilidad hacia los trabajadores y los pasajeros. Se fletaron aviones a cargo del erario público y se perdieron mil puestos de trabajo, por lo que quedó la duda de si la medida de Aviación Civil había sido excesiva y se hubieran podido buscar vías de continuidad para la empresa.

 

Sin embargo, si la Ministra de Fomento hubuiera mostrado la misma autoridad con Spainair, la catástrofe de Barajas quizá se hubiera evitado.

 

Spainair tiene graves problemas económicos desde hace dos años y el control del gobierno sobre ella debió haber revestido el máximo celo para evitar que bajara la inversión en seguridad y renovación de la flota. Lo adecuado era obligarla a un plan de reducción o suspensión de vuelos. Pero ante cualquier medida que intentaba el gobierno, como la fusión con Iberia, saltaban las voces que le acusaban de perjudicar al consumidor tratando de limitar la competencia. Lamentablemete el gobierno se deja presionar constantemente por este tipo de opiniones de corte liberal, así como por los intereses de los grandes grupos capitalistas.

 

Además de la fuerza injustificada que tienen los intereses del mercado sobre las decisiones políticas de seguridad, esta catástrofe ha venido a demostrar la escasez de recursos con que cuenta el gobierno para las cuestiones de protección civil, a las que sería más lógico destinar parte del los recursos que consume el militarismo. El Ministerio de Fomento tenía diseñada una Agencia de Seguridad Aérea, pero su puesta en marcha se retrasó por falta de presupuesto.

 

En cualquier caso, haber trasladado los criterios del libre mercado a una actividad que requiere tanta responsabilidad como el transporte aéreo me parece una locura.

 

A pesar de que Iberia, antes de su privatización, arratraba pérdidas constantes, no creo que su venta fuera acertada, como tampoco lo es el fomento de la competencia en ciertos sectores. El criterio justificador que prevaleció durante las privatizaciones de los años 80 era que el Estado no tendría que soportar el balance negativo de las empresas públicas y que la propiedad privada introduciría criterios de racionalidad que permitirían su entrada en beneficios. Pero se trataba de la opción fácil, puesto que lo lógico era introducir esos criterios responsablemente desde el gobierno y conservar la titularidad. Al fin y al cabo, cuando una gran empresa entra en dificultades, sea pública o privada, la peor parte se la suele llevar el contribuyente o el consumidor.

 

Sé que nada de lo que he escrito supone consuelo alguno para los apenados familiares que ha perdido a un ser querido. Sólo espero que esta desgracia nos haga reflexionar sobre si el país se encuentra en el camino correcto o son precisos cambios fundamentales en su estructura política, social y económica que tengan al ciudadano, y no al capital, como su centro de gravitación.

Finalmente os dejo este texto como ejemplo de criterio irresponsable de un grupo de gurús financieros:

"Dejando de lado la relación AVE-Avión, pasamos a comentar la posible compra de Spainair por parte de Iberia, donde nuestra Ministra de Fomento ya ha comunicado públicamente su beneplácito a la operación, a pesar de que la fusión de ambas compañías permitiría a Iberia quedarse con el 70% del tráfico aéreo entre Madrid y Barcelona, borrando de un plumazo la única alternativa fiable y competencia que había con el puente aéreo de Iberia. Y lo digo básicamente porque en muchas ocasiones he utilizado Spainair en lugar de Iberia para viajar de Madrid a Barcelona con una experiencia como cliente más que satisfactoria y donde realmente uno si que apreciaba que podía viajar con unas tarifas más competitivas y un servicio mejor que en el puente aéreo, amén que la integración de Iberia-Spainair permitiría que una sola compañía controlase la mayoría de slot de los dos principales aeropuertos españoles (quizás la principal y única barrera de entrada a la competencia que pueden establecer a día de hoy las compañías aéreas).

Veremos cómo evoluciona la puja y cómo reaccionan los organismos competentes si protegiendo la cuenta de resultados de nuestra compañía de bandera o bien velando por los intereses de los clientes y protegiéndonos de la inflación. De momento huele a lo primero"

Editado en:

www.gurusblog.com

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

mr.pianist -

Sólo quiero decir que es mucha casualidad que un avión siniestrado pertenezca a una compañía que perdía dinero desde hace tiempo y que necesitaba salir a flote antes de desaparecer. La competencia en mercados cuyos errores se pagan con vidas humanas es, como ha dicho Manuela, muy peligrosa, y la única manera de sacar a flote una compañía no muy grande que está teniendo problemas en medio de un mar de tiburones insaciables, es recortar por donde se pueda, y una de las costuras favoritas que destrozar es la seguridad, cosa de la cual no creo que se enteren más que los dos mandamases que mueven los hilos de todo, que pueden estar tocándose el ombligo en su mansión de Rio de Janeiro, en fin, vivimos en un país en el que "todos somos iguales" pero sólo un hombre el rey, y donde sólo puede decirse lo que conviene, y lo que no, se tapa, si no, pregúntenle al gobierno quién atentó en atocha gracias a que Azni nos metiera esa estúpida guerra en que no teníamos nada que tajar sólo para lamerle el culo al país más poderoso pero más chominista, creído, inculto e ignorante del mundo.

Manuela Trasobares -

Desde España no podemos calificar al grupo SAS como una empresa pública, pues es obvio que aquí actúa con criterios de empresa privada. El carácter público de una empresa no viene determinado únicamente por su titularidad sinó por su atención a objetivos sociales, de distribución de la renta y de regulación de la política macroeconómica del país.

En mi opinión, la privatización de ciertos sectores como el transporte público, la sanidad y las autopistas es un error. Pienso que Iberia debió permaner en propiedad del Estado y que azuzar la competencia en este sector no ha traído más que estragos. Con ello no estoy culpabilizando a nadie; pero no me parece descabellado relacionar la situación de pérdidas galopantes de Spainair con un déficit creciente en la eficacia tecnológica y de gestión, pues ambas variables convergen en muchos casos.

Los investigadores tienen todo mi respeto, pero no eludiré que su tarea es harto compleja y a lo sumo podrán emitir una hipótesis de trabajo, que no un veredicto definitivo, a tenor de la magnitud del desastre, que condicionará la certidumbre de las pruebas halladas. En cualquier caso, se verán ineludiblemente presionados por intereses económicos y políticos, como ya hemos comprobado en otras tragedias.
Tampoco seré tan ilusa de aventurarme con la hipótesis del pájarito conociendo los preámbulos.

Por otro lado no entiendo que se ponga como ejemplo de países democráticos a aquellos cuyos ciudadanos no pueden escoger libre y periódicamente a su jefe de Estado.

Y en cuanto a la prensa amarilla abogo por el retorno de programas como Aquí Hay Tomate y el Missisipi porque en ellos se mencionan escándalos y revelan verdades tan flagrantes que los periodistas de otros medios ni siquiera se atreven a insinuar. ¿O acaso alguién se creyó que suspendieron estos programos por decoro?

gurusblog@gmail.com -

Manuela, todas las declaraciones que he leído de empleados, pilotos y líderes sindicales de Spainair dicen que la situación de la empresa no estaba afectando a la seguridad de los vuelos.

Spainair está en un contexto de pérdidas económicas pero esto no tiene que significar menos seguridad y encima cuando el principal propietario de la compañía son Estados Escandinavos que por mucho reino que sean me parece que son un ejemplo de estados de derecho democráticos.

Decir en estos momentos que el accidente tiene relación con la falta de rentabilidad de Spainair es realizar un prejuicio sobre las causas del accidente que es una cosa muy diferente que pedir responsabilidades.

No creo que ningún piloto en su sano juicio acepte volar en un avión con problemas y riesgo de accidente por mucho que pueda perder su puesto de trabajo (yo al menos no lo haría ya que para empezar me juego mi vida)

Obviamente ni la libertad de mercado, ni nada, puede justificar que no se pidan responsabilidades, pero una cosa es pedir responsabilidades y otra que emitamos prejuicios y nos pongamos a señalar culpables y más culpables algo abstractos ¿quién es la libertad de mercado?

Lo dicho, para ello está un equipo de técnicos especializados investigando, si ellos tardarán unos meses en sacar conclusiones no tiene sentido que la prensa o la gente ya tengamos al culpable en unos pocos días y más nuestra prensa que tiene cada vez más una peligosa tendencia amarillista (me causó repulsa un programa de TVE donde los periodistas le metían el microfono a todo familiar de fallecido que se cruzaba en su camino)

Generalmente en los accidentes aéreos suelen ocurrir una media de 10 errores o circunstancias para que se produzcan (desde fallos humanos hasta fallos técnicos).


Espero que si al final resulta que fue un pájaro el que hizo explotar el motor del avión, no sea también culpa del libre mercado.

Y por último, que una empresa sea pública o privada no es ninguna garantía de seguridad, el grupo SAS propietario de Spainair es una empresa más pública que iberia y acaba de tener este terrible accidente, y en cambio los ultimos accidentes mortales de iberia fueron de cuando era una empresa publica.


Cordialmente

Manuela Trasobares -

La libertad de mercado no puede justificar que las irregularidades queden sin denunciar, provengan éstas del reino de Dinamarca, del reino de Suecia, del reino de Noruega o del mismísimo reino de España. En cualquier caso no creo que los monarcas escandinavos toleraran que sus súbditos subieran a aviones desfasados.
El más liberal de los diarios españoles, el Mundo, ha sido el primero en denunciar el marco que rodea el siniestro: la situación financiera de la compañía y la tensión que pesaba sobre sus empleados, amenazados de despido.
Cualquiera que vuele a menudo sabe que ante cualquier duda sobre el funcionamiento, como hubo en este caso, se pide a los pasajeros que bajen del avión y se les embarca en otro.
El mejor homenaje que podemos hacer a las víctimas y el más valiente apoyo a las familias es exigir responsabilidades.

gurusblog -

Manuela, antes de emitir una opinión te deberías informar algo más. El propietario de Spainair es el grupo escandiavo SAS Group. ¿Y cuales son los principales propietarios de SAS Group en la información que encuentro del 2006? El Estado Danés, el Estado Sueco y el Estado Noruego. Por cierto el último accidente mortal de Iberia fue cuando era una empresa pública y dejó 148 muertos.

Me parece que si quieres utilizar el accidente de Spainair para justificar que la economía de mercado no protege a las personas te has equivocado de ejemplo.

Lo que si que no me parece ningún consuelo para las víctimas es que empecemos a decir tonterías sobre las causas del accidente, mejor cuando no se sabe ni quien es el propietario de la aerolínea, callar y respetar el duelo y dejar a los técnicos que realicen su trabajo.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres