Blogia
El Blog de Manuela Trasobares

Las Protagonistas del Trans-Orgullo

Las Protagonistas del Trans-Orgullo

 

No seré yo quien critique las manifestaciones coloristas y desenfadadas por que me encantan. Pero cuando tienen una transcendencia mediática entiendo que han de ir respaldadas por trasfondos culturales o intelectuales. Hay muchas cuestiones que no comparto de cómo se celebra esta fiesta y veo un largo camino de reivindicaciones pendientes. 

Mercantilismo y politización 

Creo que el desfile del Orgullo Gay americanizado que actualmente se celebra no es idóneo. Quienes tenemos una mayor capacidad de discernimiento de las cuestiones humanas, sociales y políticas adquirimos el compromiso de transmitir nuestra experiencia al resto de ciudadanos para educarles y elevar su nivel de tolerancia. Esta misión no se cumple organizando una feria para promocionar marcas, productos, intereses comerciales y ciertos artistas idolatrados ingenuamente cuya biografía no tiene ninguna concomitancia con nuestras reivindicaciones de igualdad. Disfruto con los carnavales y las fiestas desinhibidas como la que más; pero en este caso entiendo que han de tener una base cultural e ideológica lo suficientemente amplia y sustentada. El colectivo gay se ha convertido en un segmento del mercado global muy apetecible para los técnicos de marketing y buena parte de la integración que está experimentando se basa en intereses mercantilistas. Por lo que se refiere a la polarización política es tan lamentable como la comercial. El último intento de absorver los logros del colectivo trans por parte del PSOE me parece una aberración, puesto que a algunas compañeras les ha costado la vida y las supervivientes tenemos la piel llena de moratones de las palizas recibidas. El cambio en la ley registral con el que se ha conseguido la potestad de inscribir un nombre que refleje nuestra auténtica identidad sexual es de una simplicidad apabullante, pero el partido socialista ha conseguido venderlo como de una complejidad extrema. En realidad, ha bastado con eliminar la obligatoriedad del exámen forense. Esto ha supuesto un paso adelante importante y la superación de una barrera infranqueable para muchas compañeras; pero el logro es de todas nosotras. Personalmente tengo mi Dni y pasaporte correctos desde los años 80 tras pasar este exámen, por lo que no le debo absolutamente nada al gobierno de Zapatero. Ningún partido político debería colgarse medallas por unas conquistas que han costado sangre sudor y lágrimas y que aún son del todo incompletas. 

Una marginación que no cesa 

Las discriminaciones por razones de opción sexual son todavía un hecho patente en España en casi todos los ambientes sociales y laborales, a pesar de las legislaciones sociales favorables y cómo consecuencia de que no han venido acompañadas de campañas de imagen, de integración académica y laboral o de discriminación positiva. Todas las opciones del amplio abanico que conforma la sexualidad humana más allá de la heterosexualidad tienen vetada su manifestación pública. Sí, lo homosexuales pueden casarse; pero la sociedad no les permite algo tan sencillo como ir de la mano por la calle o darse un beso. La tolerancia que se ha logrado está circunscrita al ámbito privado y por tanto es incompleta por que todo aquello que no puede hacerse público está vetado. Las chicas transexuales pueden poner su nombre en el dni; pero continúan en el guetto de la prostitución y de la noche, pues cuando salen a la calle durante el día cualquier transeúnte las observa indiscretamente como un bicho raro. No hay actualmente ningún programa de reinserción social para que abandonen el único oficio en el que son aceptadas, no lo hay en el ámbito público ni en el privado, como tampoco existe ningún programa de formación profesional específico. Compárese esta situación con la de otros colectivos discriminados como por ejemplo los minusválidos y se verá cuan lejos nos encontramos de una situación normalizada, que ni siquiera se ha empezado a planificar por que la discriminación ha sido hasta ahora tan brutal que la simple obtención de un carnet de identidad ha sentado como una bendición del cielo, cuando en realidad no ha sido más que un simple trámite burocrático en el que el Estado no ha realizado inversión o planificación alguna. 

Del mismo modo que conviene dar una cuota de participación en el poder político a las mujeres con el fin de transmitir un ejemplo de igualdad, sería conveniente que se reservaran cuotas de participación a las personas transexuales, cuya discriminación en el caso de las mujeres viene por partida doble y con una intensidad grave. Sin embargo, no hay ninguna transexual que ostente un cargo público o de representación política a nivel nacional y creo que ni siquiera a nivel local, exceptuándome a mi, que soy concejala de un pequeño municipio de Castellón, Geldo, en el que una coalición entre el PSOE y el PP me ha apartado completamente de la gestión, más o menos como en Euskadi, salvando las distancias. El único partido político que se ha atrevido a integrarnos en sus listas en unas elecciones generales ha sido IZQUIERDA REPUBLICANA, de quien fui cabeza de lista por el País Valencià en los últimos comicios. Quiero agradecer también la valentía de IZQUIERDA REPUBLICANA, al encargarme recientemente la realización del busto de D. Manuel Azaña para ubicarlo en el Congreso de los Diputados con motivo del 70 Aniversario de la muerte del Presidente de la II República y fundador del partido. Se trata probablemente del encargo más importante de mi carrera artística, que constantemente se ha visto obstaculizada por los impedimentos y la maledicencia de los intolerantes, los monárquicos, los ignorantes y los facciosos de baja ralea, así como de los medios del régimen, tratando siempre de mostrar una imagen de mí estereotipada y alejada del transfondo intelectual y crítico que representa, con el fin de diluir mis mensajes transgresores. 

Nuevos Cánones

Por otro lado la concentración de las reivindicaciones alrededor del colectivo homosexual no hace más que crear otros estándares aceptables y a su vez nuevas discriminaciones. Los líderes de este colectivo mantienen un especial interés en que el tipo normal de gay, lesbiana, transexual o bisexual que se acepte sea el que ellos representan. La marginación se crea incluso dentro de los propios colectivos y afecta a aquellos que no se adaptan al estándar que la élite activista pretende imponer como válido al resto de la sociedad. Por motivos económicos fundamentalmente, los activistas de estos colectivos luchan por hacerse un lugar dentro de la sociedad heterosexual a través de fomentar el tipo de sexualidad que ellos particularmente representan y en la que difícilmente se podrá englobar a un alto porcentaje de militantes debido a la multiplicidad de variantes que presenta la sexualidad humana. Por ello, quienes no encajan en el nuevo canon se ven obligados a cambiar sus formas para ser incluidos o bien a buscar su camino y su lucha de forma individual con las dificultades que ello conlleva. Esta última es la vía que escogí, pues soy consciente de las imposiciones modélicas que pretenden los colectivos desde hace años y en las que jamás he tenido intención de encajar. 

Por poner un ejemplo dentro del colectivo Trans, que este año ha sido el emblema del día, diré que la variedad de opciones sexuales y personales que lo conforman tiene un colorido tan extenso que ni la gama de colores del arco iris puede representar. En mi dilatada experiencia dentro de este colectivo he conocido personas tan diferentes entre sí que resulta del todo imposible englobarlas en una misma denominación puesto que muchas veces su forma de entender la sexualidad es del todo contraria. A veces me pregunto qué tienen en común una transexual que conserva su miembro y mantiene una relación viril y activa al lado de una pareja femenina o masculina con otra transexual que ha arriesgado su propia vida en una intervención quirúrgica para sentir el placer de ser penetrada por su hombre y ver completada su feminidad. Ambas opciones son perfectamente válidas, pero irreconciliables entre sí. Podría poner muchos ejemplos para denotar la multiplicidad de diferencias que conforman lo que llamamos hombres o mujeres transexuales, con un criterio general en el que muchos no pueden sinó sentirse excluidos o manipulados. 

Mi filosofía de vida o Trasobarismo, como la han denominado mis seguidores, se ha basado siempre en la creencia en el poder de la individualidad y en esta cuestión no iba a ser menos. Estoy convencida de que la principal tarea que se han asignado las élites poderosas es la de destruir el pensamiento individual para englobarnos a todos en consciencias colectivas. 

Qué desdicha que una fiesta por la diferencia pueda convertirse en herramienta del pensamiento único.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Erizo -

Nos tienes abandonados Manuela. ¿Te pasa algo o andas muy liada con la estatua?

Escribe algo, mujer.

Rafel -

Sin ser yo gay te contestaré por qué no salen todas las noches. Porque entonces serían incómodos para muchos que hoy los defienden e incluso, bastante de manera comercial y falsa, los apoyan.
Ahora "los maricones" tienen su día, del cual sacan provecho, y no hacen daño a nadie. Si muchas de esas empresas apoyaran una integración más real muchas esferas muy homófobas se les echarían encima.
A que es triste?
Y como siempre digo, yo no os tolero, ni me parece bien vuestra condición. Sería tan absurdo como tolerar a rubios o morenos, aceptar a altos o bajos...
Sóis, estáis, como soy y estoy yo. No hay nada que aceptar, admitir o tolerar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Pablo -Getafe- -

Yo también soy de los que realiza un análisis crítico de la fiesta del Orgullo tal y como está planteada actualmente: creo que el trasfondo de reivindicación social ha quedado absolutamente marginado por la oportunidad de negocio que muchas empresas ven en la fiesta.
No creo que tratar de crear conciencia colectiva sea algo que pretenda anular el pensamiento y la realización individuales. No creo que ambos fenómenos sean incompatibles, pues los seres humanos debemos desarrollarnos tanto individual como colectivamente, como seres sociales que somos; además, unidos siempre seremos más fuertes.

Perruno -

Apoyo totalmente el pensamiento comercial del dia del orgullo. Yo tenia mis serias dudas de asistir, sin embargo, tras observar la pequeña libertad que se podía vivir esa noche, todo cambió.
Y yo me pregunto porque coño no sale todo el mundo todas las noches a demostrarlo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres